LUCÍA Y EL SEXO (2001)

Debo confesar que llevo semanas pensando en cómo escribir sobre esta película. ¡Hay tanto por decir y tantas ideas por hilar e interpretar! Además, a diferencia de mis entradas anteriores, esta vez quiero no sólo hablar del argumento, sino también hacer un recorrido por un par de símbolos que me llamaron mucho la atención.

Lorenzo (Tristán Ulloa) es un joven escritor madrileño, víctima del síndrome de la “página en blanco”, que conoce a la linda (deliciosa y erótica) Lucía (Paz Vega), una mujercita muy decidida e irreverente quien le confiesa, como un “balde de agua fría”, seguirlo a todas partes y estar locamente enamorada de él. Lanzándose a la aventura, Lorenzo decide vivir con Lucía, descubriendo un intenso mundo de pasiones del cuerpo y de la mente, desprovisto de vergüenza. Motivado por su nueva relación, las palabras empiezan a fluir de nuevo en su computador.

El mundo presente-real del escritor colisionará de frente con el pasado, dando nacimiento a dos futuros que desestabilizarán su mente y su cuerpo; el futuro-real, en el que sus miedos, sus frustraciones, sus pasiones, sus silencios y sus errores permitirán el vuelo de su imaginación y el futuro-literario, algunas veces más real y leve que la propia realidad. Lorenzo caminará a ras del cercanísimo abismo inescapable, entre estos dos universos (¿serán uno nada más?), intentando mantenerse a flote, mientras observa cómo su mágica y altamente erótica relación con Lucía se va deteriorando.

El vasco Julio Medem Lafont, a mi modo de ver, es uno de los cineastas europeos más innovadores. Nos lo ha demostrado desde su primera película, Vacas, con la que consiguió posicionarse como una mente, digamos, un tanto surrealista. Desde entonces, Medem ha construido a través de sus películas un universo mágico muy particular y se le ha reconocido como heredero de visionarios como los españoles Luis Buñuel e Iván Zulueta.

Lucía y el sexo (2001) es su quinto largometraje. Una obra de arte que regala luego de la producción de Los amantes del círculo polar (de la cual espero contarles pronto), suministrando una nueva oportunidad al trágico destino de Ana, ahora en el personaje de Lucía. Acá en España, Lucía y el sexo alcanzó una cifra récord de espectadores (casi el millón y medio), la mayor lograda por Medem hasta el año 2001. Ganó “La Navaja de Buñuel” del 2001, y fue candidata a 11 Premios Goya (!), de los que consiguió finalmente dos, entre ellos el de mejor actriz para Paz Vega. Además, fue una de las tres películas finalistas para representar a España en los Premios Oscar de la Academia.

Una isla flotante, a la deriva, y sus agujeros.

En Lucía y el sexo, la isla se presenta como un escenario a donde llegan y en donde ocurren historias que se entrelazan, se contrastan y a veces terminan siendo la misma. El viaje a este lugar es un viaje para olvidar y recuperarse, para reencontrarse con el pasado o para volver a comenzar un nuevo futuro. Es el nicho que permite un nuevo sendero, un camino hacia delante o hacia atrás en el tiempo.

Y sí, la historia de la hermosa Lucía se cruza con la de otros, en la isla, por supuesto. Sin saberlo, los nuevos personajes que va conociendo están todos de alguna manera conectados con su propio drama, y ese dolor común creará más lazos e irá aclarando el enigma. La isla, este bello lugar casi virgen, es el refugio contra el asalto inconsciente del frenético mar. Es una balsa de piedra. Una isla sin raíces a tierra, a la deriva, como en delicadísima construcción de nuestro querido Saramago.

La isla es el lugar que permite a los personajes reencontrarse con ellos mismos, en lo más profundo de sus recuerdos. Esta interiorización es posible gracias al concepto simbólico del agujero. El agujero pertenece simultáneamente a 2 mundos de distintas dimensiones, y funciona como portal de este mundo con respecto a otro. De manera que el mundo-real es, digamos, la vida de una persona y el agujero significaría un viaje o, más bien, el paso de esa vida del espacio a la inespacial, y de la vida del tiempo a la intemporal.

En algún momento Lucía cae a un agujero, al lado del faro “formenterense”, y se abre de esa manera el camino a su pasado, hacía la riquísima historia de “el sexo”. Ella siempre en la búsqueda por ser ligera y la caída al agujero mostrándole todo lo contrario. Sin embargo, es justamente el descargarse del peso de su tiempo-real el que le permite encontrar lo que desea.

Otrosí: Aquí pueden ver la película completa.

10 comentarios sobre “LUCÍA Y EL SEXO (2001)

Agrega el tuyo

  1. Me agrada mucho este tipo de propuestas fílmicas como “Lucia y el sexo”, ya que reta a la imaginación, permite descubrir todo un mundo de posibilidades con el mínimo de recursos y como si fuera poco exige la perfección a los actores. Más de una inquietud deja al espectador que por momentos navega también en esa tierra y agujeros sin fondo.

    Me gusta

    1. Completamente de acuerdo, Alicia. Los mundos que crea Medem son deliciosos y todas las inquietudes que despierta son buenísimas. Me gusta mucho el hecho de que usa muchísimos símbolos, y me gusta porque la interpretación de ellos es absolutamente subjetiva: ¡he ahí el poder de este director!

      Me gusta

  2. Confieso que al principio me costó entender la película, posiblemente por mi edad, después busqué contenidos relacionados y encontré esta pagina. Me parece muy buena la película, creo que he logrado entenderla. Insisto en que la actuación de los actores es perfecta y la trama de más interesante..

    Me gusta

    1. El argumento de la película es denso, eso la hace genial. Medem es un director al que se le pasan unas ideas increíbles por la cabeza, en Lucía y el Sexo, creo yo, se portó muy tranquilo. Le recomiendo, si le gustó Medem, ver “Los amantes del círculo polar”, “Vacas” y “Caótica Ana”.

      Gracias especiales por seguir al Club Siete y medio. ¡Siempre bienvenido!

      Me gusta

  3. That’s certainly a must-watch-before-you-die movie, I’m glad you introduced it to me Rafa. At first, I was cough by the amazing camera art especially on the island scenes, I love that original super lighted colors and how they apear on moments of extreme desolation. You get that perfectly (and thats probably my favorite part of the movie) when Lorenzo makes peace with the mother of his daughter because the camera suddenly gets its aperture closed. That’s a lot oneiric.
    Other important point of the movie for me is how the physical characteristics of characters are not the way you recognize them, but their personality and behaviors are. It shows how good the actors and the actors’ director are.
    The movie is full of other semantic details, for exemple, that hole in the island pier, the porno mother, the killer dog and every sex scene wich, as I told you before, I think should always be. That’s fantastic because you will probably connect with either erotic and romantic sides of you that you think you know too well. Lucía proves you don’t.
    Finally, the surreal feeling makes you question how real, visceral can human relations be and how “Quixotic” you really wish they were. Better yet, how far would you go to live on this side of story.
    As you can see, this film gave me a lot to think about, I just wish I could watch more movies like this. And next time some stranger ask me where I’m from, seguro que contestaré “from Malta”.

    Me gusta

    1. Me alegra mucho que te haya gustado y que haya tocado en ti muchas fibras, tal y como lo hizo conmigo. Lucía y el Sexo es una de esas películas que siempre recuerdo con fino detalle.

      Gracias por tus comentarios, encuentro cuestiones que no había percibido, y eso me alegra mucho.

      Cuenta conmigo para esos viajes al sur.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: